10.12.06

Interrail (Railpass): día 6

Hoy tocaba excursión a Utrecht y Eindhoven (en esta última dicen que venden bicis por 5 €, un bonito souvenir para casa :)), sin embargo debido a un (gran) problema familiar (que no voy a contar aquí (not your bussiness!)), debo abandonar Amsterdam en el primer tren posible rumbo a casa.

Así, una vez consultadas las líneas y posibles combinaciones, a las 17.23h salgo hacia Bruselas. En el tren conozco a una pareja de jóvenes españoles, muy simpáticos la verdad, y hablamos sobre lo que les había resultado Amsterdam y Bruselas.

Una vez llegado a destino, a las 20.40h rumbo a París, donde me cuelo de nuevo en el metro (ACLARACIÓN: mi intención era pagar el billete, pero no llevaba monedas sueltas para pagar el billete, estaban ya cerradas las taquillas y había una máquina. Total, que incluso me acerco a un francés con un lindo billete pidiéndole cambios para el puto metro, y me dice que no tiene, seguro que pensó que lo quería atracar o algo, puto gabacho... En fin, que como vi una puerta de entrada rota, dije "Venga, hasta luego" y ala!).

Después de cenar en el suelo de la estación mis laticas de sardinas (Mariví, que grande eres!), me voy a mear a una esquina (estos gabachos se pensaban que les iba a pagar o algo por mear jaja.... lo llevan claro!), cojo un tren con destino Irún a las 23.33h, donde llegaría sobre las 09.30h (fui en un coche cama, la verdad que muy bien y muy tranquilo :D).

En Irún me dan la gran noticia de que ya no disponían de billetes para llegar hasta Zaragoza, estaba todo lleno. Hablando con el de la taquilla sobre qué me podría ocurrir si subía al tren sin billete me entero de que lo único que puede hacer es echarme del tren en la siguiente estación... Así que, una vez sabidos los "cargos penales" a los que me enfrentaba, me subo al tren y me quedo en medio de entre dos vagones, esperando a que arrancara el tren y viniera después el revisor, con tan mala fortuna que justo entró por donde estaba... :(.

Un gran hombre, desde luego, aquel revisor, que tras explicarle mi problema, me dice que no pasaba nada, me sentaría en el sitio que tienen reservado para ellos, aunque lógicamente, me cobraría el billete, cosa en que estaba totalmente de acuerdo, desde luego (como véis, hablando se entiende la gente, no hace falta llegar a las manos!). Al final, como tenía descuento de 50% con lo del Interrail, me cobra 11.5€ por el trayecto Irún-Zaragoza.

En el tren conozco a una chicha muy maja de Pamplona, que al menos ameniza el viaje, pus la verdad, estaba ya un poco harto del tren de los huevos... A las 14.40h (teóricamente) llego a casa.... ya queda menos...

Aquí y así acaba mi primer (y no último) interrail (railpass para los franceses). He desayunado y comido en Amsterdam, he pasado la tarde en Bruselas, he cenado y me he dormido en París y he amanecido en Irún! Eso sí, a comer, a casa.

Esta es la couchette o como coño se diga (la cama del vagón).

[Con esto acaba la serie de Interrail, no os quejéis que he encontrado un huequito ahora para escribirlo! Este puente ha sido muy estresante... demasiado :S]

2 comentarios:

Javier dijo...

hala hala, que casi enlazamos con el del año que viene... :-P

DeAtH HaS cOMe #eCh!2004 dijo...

jeje es k estoy demasiado estresado :P, que hay demasidas prácticas :S

PD: buen fin de semana en el campo no? porque llevas el coche limpio ;)