3.4.08

Cuba: día 2

(01/03/08) Después de otro copioso desayuno como es de rigor, hoy toca visitar el callejón de Hamel. Este callejón es una de las zonas más artísticas de La Habana, está todo decorado: pintadas todas las fachadas, con cosas por la calle, etc...

Varias fotos del callejón de Hamel

Aún así, voy a decir que no me ha gustado mucho... A mi modo de ver, está sobreexplotado. Es decir, hay cubanos que te intentan vender de todo, hay niños que intentan darte pena para que les des algo... en fin, sí, pobreza hay, pero teatro mucho también en esta zona.

Niña del callejón

Bueno, visto lo visto decidimos bajar por el Malecón hasta cerca del túnel, para allí coger un taxi que nos cruce al otro lado para poder visitar las fortalezas (suele costar $3 CUC el trayecto, vais avisados eh!).

Autobús 'camello'
Mar picadito desde el Malecón

Ahí hemos pasado la mañana, primero viendo la fortaleza de los Tres Reyes Magos (aka Morro). Después de ver un poco (casi no hay nada que ver realmente dentro) la fortaleza, hemos subido al faro, donde hemos sido tan perros o más que los cubanos, os cuento la historieta: el tema es que te hacen pagar en la entrada de abajo, cuando aún estás en el taxi, y tienes opción a pagar o bien la entrada sin más ($1 me parece que era), o la entrada ya para la fortaleza o incluso la entrada a la fortaleza + subir al faro (van aparte). Nosotros lógicamente sólo pagamos la entrada sin más, y el taxista nos avisó que cuando fuéramos para la fortaleza dijéramos que ya habíamos pagado en la entrada... Y lo dijimos sí... pero joder, no nos habíamos fijado en cuánto era la entrada a la fortaleza, con lo que nos cogieron en bragas xDD. Eso sí, ahí sacamos nuestra habilidad de chanchulleros: pagamos los $4 de entrada a la fortaleza, y nos fijamos bien en cuánto era la entrada del faro... Y bueno, cuando llegamos arriba del faro, después de subir una 'jarta de escaleras, nos sale un hombre mayor al paso pidiéndonos los tiquetes... Y ahí sacamos nuestra parte teatral: Le dimos los tiquets que nos habían dado para entrar a la fortaleza (ya marcados a la entrada, lógicamente) y nos dice (reproducimos conversación)
- "Estos no son..."
- "Pues... " - (Jacobo y yo con cara de tontos) - "pero si hemos pagado $6 cada uno, y eso era la entrada también para el faro, no?" - Habíamos pagado $4 en realidad, pero esta vez nos dimos cuenta jeje...
Se nos queda mirando unos segundos y nosotros continuamos con la cara de panoli, hasta que...
- "Voy a considerar que son gente seria, así que pasen pasen..."
- "Gracias muy amable." :):)

Está claro, si te dejas 'robal', te engañan como a un chinorris... Al final entendimos qué era lo que nos trataba de decir el taxista...

Los Doce (¿o eran Trece?¿cuántos eran?) Cañones

Vistas desde la fortaleza de La Habana

Vistas desde el faro

El faro

Foto muy forzada, aprovechando el marco natural :)


"Jask to boat id BCTF, you copy?" (léase Bravo Charly Tango Fox)

También estuvimos en la otra fortaleza, que no recuerdo cómo se llama, donde hemos visto la comandancia del Ché, parte de su inventario y su biografía (además de una chamaquita muy maja que vigilaba la zona...)

La guerrillera del Ché

Algunas frases célebres enalteciendo al Ché

Comandancia del Ché

Homenaje a los caídos en combate defendiendo la fortaleza (no?)

"Ostia pachi, a que no hay huevos a darle una patada oye! Aúpa tus cojones ostia!"

Más pelotas de 'goma'

Foto que sacó la cámara antes de sufrir un accidente :)

Me gusta esta perspectiva...

Que lagartos más raros tienen en aquella zona oye... raros raros eh


¿Alguien me puede explicar qué hacían estos bichos ahí al ladito de la fortaleza? El cartel de "Prohibido el paso" hace pensar que no eran de mentira... :S


Después de pasar ahí el rato y ver en profundidad todo lo posible, hemos vuelto a la ciudad, hacia la Habana Vieja, para hacer las típicas compras de souvenirs posibles y acabar el día callejeando y tomando un chocolate caliente en el Museo del Chocolate... (muy muy recomendado!!). Cabe decir que cuando íbamos por la calle hemos visto cómo detenían a uno y no paraba de decir 'Viva la Revolusión! Auxilio! Viva Fidel!'... pobrete.

Cacho de puro infumable...

Bueno, ahora un taxi al hotel y a tomar un heladito al Copelia ($7.5 CUC 2 helados, caro caro, no me ha gustado :S) mientras hacemos tiempo para ir al cine a ver 'Promesas del Este' :) ($2 CUC la entrada).

Heladito en Copelia...

Decoración de la terraza de Copelia

El cine era increíblemente grande, para rato conseguían llenar la sala... La pelícual se veía en 4:3 no panorámico y en VOSE. Las palomitas que puedes comprar son sin sal y en bolsa pequeña ($0.3). Cabe decir que no entendí por qué carajo todo el mundo movía sus palomitas como si fueran unas maracas hasta que no fui a comprar una bolsita: les puedes echar la sal que tu quieras, y para eso la movían... para mezclarla! jeje.

Cine Yara (Calle L % calle 23)

Hemos ido como unos 40 minutos antes de empezar la película con intención de coger sitio y cabe decir que ya habái bastante gente, allí no es como aquí que todos van en el último momento, 15 minutos antes de que empiece :P. Estábamos sentados al lado de unos chavales que no paraban de hablar y hablar (antes de que empezara la película), y se estaban metiendo además con la señora acomodadora, haciendo alguna que otra burrada, lo que ocasionó que dicha mujer se enfadara un poquito y llamara a la policía, la cual a los 10 minutos de empezar la película apareció (4 agentes), les pidió la documentación y los echó del cine. La verdad es que tampoco era para tanto, pero ostias, aquí no se andan con tonterías...

Después de salir del cine un muchacho muy bien vestido nos aborda antes de entrar a la cafetería del hotel donde nos disponíamos a cenar, comentándonos la posibilidad de llevarnos a un paladar cercano. Como me había quedado con las ganas de ir a alguno, decidimos que nos llevara, aunque la mala suerte quiso que estuviera cerrado pero aún así nos llevó a la cafetería de un hotel cercano (Hotel Vedado me parece que era...) donde pudimos cenar bastante bien (cuantiosa) y a muy buen precio...

Acabada la cena nos fuimos a un par de bares a echar unas cervezas y conversar con él... Nos llegó a contar cosas que no se pueden contar aquí por el horario infantil, y la verdad que cualquier cosa que le preguntábamos la respondía con lo que fue una conversación muy provechosa... Sólo decir que entre las pertenencias que llevaba en su cartera sacó una especie de cachito de bolsa de plástico con algo dentro... en España se identifica enseguida con un gramo de cualquier sustancia perjudicial, pero aquello no... eran trocitos de Viagra! jajaja

Ya después de eso fuimos al hotel donde le hicimos algunos regalos, le bajamos un poco de todo lo que pudimos, la verdad que se lo merecía, muy buen chaval. [Tengo su dirección y teléfono, si alguien va para Cuba se lo puedo dejar para que le haga de guía o lo que sea, contactar conmingo mediante correo, gracias!]

Jacob, Richard e Ismael

Y en fin, aquí acaba nuestro último día en La Habana... mañana a Varadero a descansar...

Decoración íntima dejada por la 'maid' en la habitación :)

2 comentarios:

jask dijo...

Yo diría que cañones había 12, como los apóstoles, ya se sabe que religión y guerra son buenas aliadas.

Óyeme chico, y recuelda que no es lo mismo delinquil que sel un delincuente... porque si tú trabajas en una fábrica de puros y sisas unos cuantos, eso "sólo" es delinquil pero no ser un delincuente.
--Sabiduría popular cubana :P

DeAtH HaS cOMe #eCh!2004 dijo...

Buen dicho...

Ése y el de 'mamada de culo' son los mejores dichos que he oído nunca :)